Tres lustros de Pau Gasol en la NBA

Este martes toca recordar aquella noche del 1 de noviembre de 2001, cuando 20 minutos antes de las 3 de la madrugada Pau Gasol debutó en la NBA. El catalán se estrenó anotando 4 puntos y cogiendo 4 rebotes en sus primeros 17 minutos oficiales con los Memphis Grizzlies, que perdieron contra los Detroit Pistons (80-90). “No supe jugar relajado. Tenía ganas de hacerlo bien porque había mucha gente pendiente de mí. Me quedé decepcionado porque sabía que mucha gente se había quedado despierta para ver el partido en directo”, reconoció el jugador Sant Boi en la rueda de prensa posterior al partido.

rpaniaguaspain-pau-gasol-celebrates-basket-during-their150918000400-1442527609841
Pero del 1 al 7 de noviembre todo cambió. La lesión de un compañero, Stromile Swift, que había sido elegido en el número 4 del ‘draft’ del año anterior, le abrió las puertas de la titularidad. Llegar y besar el santo. Los 27 puntos de Gasol deslumbrar a los Grizzlies, que empezaban a creer que allí había un proyecto de estrella. Desde entonces y hasta el final fue titular en todos los partidos y acabó siendo elegido ‘rookie’ del año. La leyenda comenzaba a tomar forma.

“Quedé con los amigos para ver en directo aquel Memphis-Detroit”

“Quedé con los amigos para ver en directo aquel Memphis-Detroit”, recuerda Juan Carlos Navarro en el ARA. “Yo lo probé y a mí no me terminó de gustar del todo, pero no me arrepiento. Creo que fue un acierto ir, pero ahora estoy muy bien aquí”, añade el capitán del Barça Lassa.

Pau Gasol, que tiene dos anillos de campeón, estrenó la semana pasada su cuarta camiseta en la NBA, la de los San Antonio Spurs. El jugador, de 36 años, ha apostado por la franquicia más regular de los últimos años, un equipo que sólo tiene un líder, su entrenador, Gregg Popovich. La lucha de egos no está permitida en un vestuario maduro que entiende como ningún otro el juego colectivo. Cuando se familiarice con las velocidades y los espacios de sus compañeros, el catalán será una pieza clave del engranaje. Este año pisará más la pintura que los Chicago Bulls, y completará así una lenta metamorfosis que hará que cierre su carrera como jugador profesional como pivote.

El catalán fue decisivo en la última victoria de los San Antonio Spurs contra los Miami Heat (99-106). El pívot aprovechó la baja de LaMarcus Aldridge para sumar 20 puntos y 11 rebotes con un equipo que se mantiene invicto (4-0)

Leave a Reply

*